Malvín disimuló la baja de su capitán y volvió a la victoria!

Malvín llegó a Larre Borges con la necesidad de ganar y lo hizo. No fue sencillo, nada sencillo. Pero nos trajimos un punto importante desde la Unión a pesar de la ausencia de Nicolás, que padece de una lesión.

El resultado final fue 72 a 70. Lo más importante, aparte del triunfo, fue que volvimos a defender con intensidad en determinados pasajes del juego. En los partidos anteriores recibimos más de 80 unidades y en esta oportunidad pudimos bajar al rival a 70. No es poca cosa.

Pero tengamos presente algo, corrimos grandes riesgos de perder el encuentro por errores nuestros. Perdimos 21 pelotas. Un disparate! Y muchas de ellas tras salir de un minuto de tiempo y por lo tanto tener una jugada preparada. Larre Borges sumó 24 unidades gracias a nuestras pelotas perdidas. 24! Es un aspecto que debemos corregir con urgencia y no repetir ante Goes el viernes.

En el primer cuarto la actitud del equipo fue otra si la comparamos con cotejos anteriores. Los dirigidos por López mostraron otra predisposición en el rectángulo y eso se sintió fuerte en el goleo rival. A los dos minutos ganábamos 6 a 2 luego de un doble de Darrius. El equipo no aflojó en defensa y tuvo su recompensa. Con un Hatila contundente en la tabla sumamos 4 puntos y nos alejamos 10 a 2. Ellos respondieron con triple de Álvarez, pero le devolvimos la gentileza con un misil de Marcos. A pesar de la ausencia de Nicolás, pudimos generar algunos circuitos de juego y correr la cancha además. Sin embargo en el cierre perdimos intensidad defensiva y el conjunto de Pierri descontó por intermedio de López y Álvarez. De todas formas nos mantenemos en ventaja con un cañonazo de Darrius y un doble y libre de Hatila. Primer cuarto nuestro 21 a 17.

En los segundos cuartos ante Olimpia y Urunday se vio nuestro peor rendimiento ofensivo con 8 y 6 tantos. Anoche corregimos esa falencia y en el segundo período convertimos 20 puntos. Frank desplegó sus alas en un torrente fulgurante en los primeros minutos. Robó dos pelotas seguidas y sumó 4 puntos y luego fue protagonista en un contragolpe fulminante para obtener 10 puntos de diferencia: 27 a 17. Luego creció Marcos con otro cañonazo y un doble para ampliar la distancia. A los cuatro minutos ganábamos 32 a 19 colocando un parcial de 11 a 2. Nuestra defensa estaba sólida en primera línea y eso nos permitió crecer en ofensiva. Sin embargo llegó nuestro peor momento en el juego con tres pérdidas consecutivas (dos de ellas tras minutos de tiempo solicitados por Pablo) y además nos guardamos tres faltas colectivas teniendo la posibilidad de cortar (es un tema recurrente). A falta de tres segundos ellos se ponen abajo 38 a 34, tras puntos de Coco Ramírez y de Nicoletti. Marcel recibe la bola, apunta, lanza y acierta en pleno sonido de la chicharra. Tres puntos claves para el Playero. Primer tiempo 41 a 34.

El inicio del tercer cuarto comenzó con un bombazo bárbaro de Pitu, quien además creció mucho en la conducción asumiendo protagonismo. Parecía que no perdíamos el dominio del partido. Hatila convierte tras formidable asistencia de Frank. A los tres minutos Marcos recupera una bola casi perdida en ataque, convierte y le pitan técnico por presunta simulación (en lo personal mal pitada). Eso le permitió al conjunto de Pierri descontar en el marcador. El trámite cambió. Los extranjeros de Larre tomaron las riendas y nos lastimaron, bien secundados por López. En los últimos cuatro minutos nos pusieron un parcial de 8 a 2. De hecho nos igualan en 50 a falta de un minuto. Mantuvimos la ventaja gracias a un doble de Hatila tras una asistencia de un Pitu bien encendido. Tercer cuarto nuestro 52 a 50.

Apenas habíamos sumado 11 puntos en el cuarto anterior. Teníamos que mejorar si queríamos conseguir la victoria. El último cuarto empezó con un replay. Doble de Hatila tras asistencia de Pitu y pocos segundos después el base azul destella con una penetración formidable. Larre Borges halló soluciones desde la banca, con dos triples de Rodríguez se mantienen a tiro. Frank respondió con un triple y luego se produce otro bajón. Perdemos la bola, nos pitan antideportiva, Álvarez va a la línea, nos pitan un técnico y descuentan 5 puntos corridos con tres libres de Álvarez y un doble de López. A los cuatro minutos ganábamos 63 a 62. El trámite seguía parejo, aunque con un leve predominio azul. Pero faltando cuatro minutos nos volvemos a complicar. Perdemos otra vez la bola y le pitan antideportiva a Marcos, que debió salir expulsado por esta falta y el técnico anterior. Nada estaba dicho en el escenario de la Unión. Ganábamos 66 a 64. Llega un momento sublime de Frank, con un doblón y una asistencia mágica a Emiliano (lo dejó solo). A falta de 2:25  nos alejamos 70 a 64. Parecía que retomábamos el control del juego. Pero no, marramos libres en el cierre y continuamos perdiendo bolas. De esta manera faltando 36 segundos ellos se ponen abajo 72 a 70 con libres de López. Pedimos minuto de tiempo para definir. Pablo plantea un pick and roll para cerrar el encuentro. Pero cuando Frank pretende penetrar debe abrir la bola y la recibe Emiliano que lanza de tres puntos, queda corta y Larre ataca por intermedio de Mayora que recibe un tapón de Hatila faltando 16 segundos. El elenco local tenía otra oportunidad. Mueven la bola y recibe nuevamente Mayora faltando tres segundos, lanza y marra. Pitu va al rebote y se produce una situación de salto. La posesión le correspondía a Malvín por lo que la victoria se tiñó de azul.

Fue un triunfo necesario, por momentos tuvimos actitud, carácter, destellos de buen juego y intensidad defensiva. También tuvimos otro tanto de errores en la salida, bajón defensivo y sistemas mal resueltos. Se ganó tras venir de una racha negativa, eso es lo que importa.

A seguir creciendo en la tabla!!!

 

Nos vemos el viernes en el Canil!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *