Con la defensa sólida, una pantera se liberó en Urunday

Malvín se impuso a Urunday Universitario en cifras de 82 a 67

Nueva victoria de la playa sin un extranjero y con el rival teniendo el plantel completo. Le ganamos a un Urunday Universitario en su cancha, el escolta de la Liga y que venía en racha positiva de cinco victorias consecutivas.

Malvín cimentó el triunfo en la gran labor defensiva del segundo tiempo y en un Rian que tuvo un rendimiento de la altura del Himalaya, con 29 puntos, 10 rebotes, 5 recuperos y anulando en gran parte del juego al capitán rival y ex campeón playero Emilio Taboada.

El rendimiento de la Pantera Azul tuvo explicación también en los muy buenos lugartenientes que acompañaron su juego. Fausto ingresó de titular y luchó contra Craig, ganando y perdiendo, pero defendiendo cada bola con el alma. Hatila dominó el duelo de titanes. Controló en la pintura a Sweetney, bajándolo a 6 puntos. Marcel ingresó desde el banco y defendió en gran forma, aportando además puntos claves en el goleo. El Mono sigue en nivel óptimo, manejando los hilos del equipo junto a un Nicolás que nos brindó solvencia desde el perímetro.

Buena estrategia defensiva de López. A pesar de tener carencias en la tabla, fuimos más fuertes en el juego interno y desde allí nos posicionamos para construir la victoria con un Rian totalmente encendido desde el segundo cuarto.

En el primer cuarto arrancó mejor Urunday haciéndose fuerte con Craiga. Fausto se debatía en la pintura con su inteligencia, pero la diferencia física del nacionalizado se hizo sentir en los primeros minutos. En la mitad del período se van arriba 9 a 4 con triple de Johnson y amplían la ventaja nuevamente con Craig. En ese momento Pablo López pide tiempo y desde allí se comenzó a revertir el mal funcionamiento. El que asume la reacción es Nicolás, primero con un doble y falta y luego con un cañonazo. A falta de dos minutos perdíamos 11 a 10. La defensa azul creció. Rian controló a Taboada y en la pintura las ayudas funcionaron con un Marcel que vino desde el banco. Con triple del Mono empatamos en 13 y luego es Marcel el que suma con doble y falta. Restando un minuto ganábamos 16 a 13, tras colocar un parcial de 12 a 4. En la última jugada ataca el local, teníamos falta para dar, pero no la dimos y convierten. Es el tercer partido consecutivo donde en el primer cuarto tenemos faltas para dar, no lo hacemos y nos anotan. Terminamos arriba 16 a 15.

En el segundo cuarto el trámite cobró un giro. Las defensas se abrieron, ambos equipos cometieron errores atrás y eso posibilitó más anotaciones. El cuarto finalizó 25 iguales. Pero nuestro gran cambio se produjo en el eje del goleo. Nicolás luego de iniciar el período con un triple, le dio paso a Rian en el rubro ofensivo. El extranjero exprimió su potencia al máximo y liberó una energía que arrasó a sus oponentes en cancha de Urunday Universitario. Terminó el cuarto con 12 puntos y varios rebotes. A los tres minutos estábamos arriba 23 a 20. Ellos venían de anotar con Emilio, pero Pitu cobra revancha y acierta de tres. En la mitad del período seguíamos en ventaja con el gran rendimiento de Rian: 28 a 22. Pero los dirigidos por Da Prá encuentran soluciones con un excelente pasaje de su extranjero Johnson y algunos aportes en la pintura. Logran acortar la ventaja. Sin embargo Rian primero y luego un bombazo del Mono les ponen un freno transitorio. El local siguió buscando. Llegaron puntos de Leandro Taboada, que no había entrado casi en juego. El primer tiempo fue nuestro 41 a 40, aunque parecía que habíamos perdido nuestra intensidad defensiva.

Pero no fue así. En el segundo tiempo construimos un muro defensivo casi infranqueable y bajamos al local a 10 puntos. A partir de esa intensidad defensiva dominamos todos los rubros del juego, ya sea en la pintura, gol exterior como en el contraataque. Rian llegó con su nivel a la punta más alta del Himalaya, convirtiendo 13 puntos en este período, sumando 25 unidades en veinte minutos. Si bien al minuto del tercer cuarto nos logran pasar tras doble de Emilio y mostramos un ataque estancado en el primer tramo, en los siguientes cinco minutos marcamos la cancha para comenzar a transitar la senda de la victoria. A los cuatro minutos se produce una falta de Craig sobre Fausto que debió ser antideportiva o expulsión (para mí expulsión). Un minuto después llegó el vendaval de Rian, notablemente secundado por el Mono. En cinco minutos sumaron 14 puntos entre los dos y quebraron de esa manera la resistencia del elenco estudioso. Tercer cuarto nuestro 61 a 50 tras colocar un parcial de 18 a 6.

Comenzamos el cuarto definitorio con una ventaja considerable. Si manteníamos el nivel defensivo iba a ser muy complicado perder el partido. De hecho mantuvimos una buena defensa. Mientras tanto en el ataque fluimos a un ritmo contundente. Un triplazo de Marcel, un doblón de Hatila luego de una asistencia maravillosa de Nicolás. Ampliamos la ventaja hasta que por uno o dos minutos Craig nos complicó un poco debajo del aro. Pero nuevamente un doble de Marcel y puntos de Rian pusieron las cosas en su lugar. En la mitad del cuarto ganábamos 74 a 59. Todo indicaba que la victoria iba a ser azul. El elenco verde intentó descontar a partir de los esfuerzos de su base Rivas, el ex Tabaré, pero el muro de contención playero seguía alto y firme. Un doble del Mono faltando tres minutos fue la evidencia final de que el partido estaba liquidado. A falta de uno o dos minutos López dio paso a los pibes y Emiliano Serres fue el que sentenció el marcador final con un doble y un libre. Victoria azul 82 a 67.

Bien Malvín. La ausencia de un extranjero resultó positiva porque obligó al equipo a dar el máximo para disimularla. A mantener esta línea defensiva que sin dudas es vital para alcanzar nuevas victorias.

Se viene Hebraica el martes al Canil. Partidazo!!!

 

Comentá esta noticia en la Voz del Hincha

Voz del Hincha

Share this Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *