No tuvimos actitud defensiva en el segundo tiempo y arrancamos abajo en la semifinal

Malvín cayó en el primer juego playoffs con Hebraica 92 a 78

El macabeo comenzó arriba en la serie tras imponerse anoche a un equipo de Malvín que en el segundo tiempo no mostró la actitud defensiva necesaria para enfrentarse al vigente campeón de la Liga Uruguaya.

Luego de un primer tiempo de buen nivel, los azules deambularon en la cancha a partir del tercer cuarto y no pudieron frenar a un Hebraica Macabi que tuvo más ganas de ganar.

Siempre hemos señalado la importancia que tiene para este equipo de la playa la intensidad defensiva. Cuando bajamos al rival a menos de 70 puntos, nunca perdimos en esta temporada. Sin embargo cuando el adversario supera ese número, en la mayoría de los casos hemos sufrido la derrota.

Anoche soportamos 30 puntos en el tercer cuarto y 25 en el último. Demasiados. Lo curioso fue que en los primeros 20 minutos defendimos bien, con buenos cambios de hombre, y controlando el perímetro rival.

Quizá el punto más bajo de la noche estuvo en los bloqueos defensivos. Ellos tomaron 12 rebotes de ataque y nosotros apenas 4. Algo similar ocurrió en el partido que perdimos con Biguá por cuartos de final. En dicha oportunidad dimos la ventaja de los rebotes ofensivos y perdimos por una unidad. Ayer el rival era otro. Darle tanta ventaja a un equipo como Hebraica es casi un suicidio.

Más allá de la bronca de la floja actitud defensiva y de que los americanos no pudieron repetir actuaciones anteriores, Malvín tiene armas para doblegar al actual campeón y para eso basta con ver lo que sucedió en el primer tiempo.

La actitud defensiva es vital si queremos ganar y lograr el pasaje a la final.

El primer cuarto fue parejo. Comenzó un poco mejor Malvín, pero nos pasan con triple de García Morales y puntos de Boston de media distancia. Como era de esperar las primeras bolas llegaron a las manos de Allen, que intentó sumar desde el juego interno. Sin embargo el extranjero no logró superar la marca de Lloreda. El que sí pudo lastimar un poco más fue Hatila. Con 5 puntos corridos del brasileño nos vamos arriba 17 a 13 faltando poco menos de dos minutos. Sin embargo cometimos fallas en el bloqueo defensivo y ellos empardan con puntos de segundos tiros. Faltando veinte segundos, Marcel se repone de un ingreso flojo, roba la bola y anota para pasar en una corrida. Hicks cierra el cuarto con un doble. Igualados en 19.

El inicio del segundo cuarto no fue muy feliz para los azules. En un minuto Hebraica se va arriba 24 a 19. Pero Malvín se despertó. Las ayudas defensivas comenzaron a pesar en el Palacio Peñarol y el conjunto de López cerró el candado atrás. Colocamos un parcial de 18 a 2 en apenas cuatro minutos. A puro bombazos dañamos a un Hebraica que no hallaba respuestas en ataque, no podía frenar nuestros contragolpes, y además, parecía cansado en la cancha, fundamentalmente Lloreda. Dos triplazos de nuestro Grado 5 y dos cañonazos de un Pitu que vino desde el banco para brillar, nos permitieron ampliar la ventaja. En la mitad del período ganábamos 37 a 26. El partido parecía controlado. Pero Boston rescata a Hebraica del mar de fondo azul y con puntos claves no nos deja distanciarnos más. De todas maneras terminamos el primer tiempo arriba 44 a 37. Es cierto que terminamos con renta a favor debido a la defensa y los tiros de tres puntos. Con el diario del lunes quedó claro que ese camino no es el más conviente. Debimos desgastar más al rival en la zona caliente de la pintura.

Si bien la ventaja no era definitiva, sin dudas nos daba aire para entrar en el segundo tiempo con posibilidades de ganar. Pero Malvín entró al rectángulo como dormido en la defensa. Hebraica por su parte ingresó a dar vuelta la historia. Hay un triple (una “piedra”) que convierte García Morales desde varios metros detrás de la línea, que de alguna manera evidenció las ganas de ganar de un equipo y otro en la noche de ayer. En dos minutos perdimos la ventaja y en poco más de tres nos pasan 49 a 48 con un doble de Parodi que comenzó a mover los hilos de su equipo de gran forma. Nicolás nos rescata con un bombazo y luego llega otro de Pitu. Parecía que nos acomodábamos ante la reacción macabea. De hecho logramos 4 puntos de diferencia con anotaciones de Allen y Hatila, pero entre García Morales y Lloreda, y nuestras malas ofensivas, nos igualan, nos pasan y nos dejan atrás en el marcador. En este cuarto recibimos 30 puntos. Un disparate para lo que puede hacer Malvín en defensa. Tercer cuarto de ellos 67 a 62.

Luego de recibir 30 unidades en un período, siempre es vital entrar en el siguiente con una actitud defensiva demoledora, sin guardarse nada, arañando cada pelota como si fuera la última, corriendo, cortinando, bloqueando, tapando, desplegando la energía necesaria para una instancia semifinal. Pero eso no sucedió en Malvín. Recibimos 25 puntos en este cuarto, en el último, en el definitivo. Cuesta decirlo, pero parecía que no luchábamos el partido. Hubo un bajón general en defensa. En ataque se activó Lorrenzo, luego de 30 minutos para el olvido. Nicolás corría de un lado a otro, pero sin lograr la incidencia que había alcanzado en el primer tiempo. El último cuartó sobró. No se veía por ningún lado que pudiéramos revertir la actitud defensiva mostrada en el tercer período. En todo el segundo tiempo nos convirtieron 55 unidades. Así es muy complejo ganar para nosotros. Hebraica se impuso con autoridad 92 a 78.

¿Se puede ganar la serie todavía?

Claro que sí! Tenemos que recobrar nuestra memoria defensiva, esa memoria que nos brindó la alegría de superar la instancia de cuartos de final bajando a Biguá a menos de 70 puntos en tres de los cuatro partidos.

El viernes es vital emparejar la serie. El viernes es vital defender como sabemos. Con todo! Tiene que aparecer nuestra alma de campeón!

 

Vamo’ y vamo’!!!

 

Comentá esta noticia en la Voz del Hincha

Voz del Hincha

Share this Post

Comments 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *