Con un Nicolás enorme clasificamos al Súper 4

En la serie playoffs por cuartos de final nos enfrentamos a Biguá

En la noche de ayer Malvín derrotó a Urunday Universitario en cifras de 91 a 89 y de esta manera cumplió dos de los objetivos planteados a comienzo de la temporada: clasificar directamente a los playoffs y disputar el Súper 4 (que comienza el 11 de marzo en el Palacio Peñarol).

Ya habrá tiempo para realizar un balance de la temporada regular, así que concentraremos nuestras energías en el compromiso de ayer. ¡Qué bestia Nicolás! Realizó 32 puntos en menos de 38 minutos y sumó 4 asistencias. Ayer fue propio del Teatro Solís su actuación. Sublime!

Pero lo bueno es que no jugó solo. Desde el punto de vista ofensivo se siente la diferencia cuando el Mono está en Modo Encendido. Ayer cerró el partido con 22 puntos y 6 asistencias.

Además nuestros dos extranjeros, tanto Rian como Allen, también tuvieron pasajes de alto vuelo que supimos aprovechar en momentos claves.

El primer cuarto de Malvín fue descomunal. Un deleite a los ojos. Al minuto y medio Allen realiza una tapa atrás, atacamos y el Mono mete un balazo de tres puntos para irnos arriba 8 a 3. Volvimos a defender duro y Rian la hunde tras gran corrida. A los tres minutos Allen queda abierto en el perímetro y la manda guardar desde los 6.75. El extranjero mostraba gran nivel en estos primeros minutos. Otra tapa de Allen y llega Hatila en ataque rápido para alejarnos 15 a 5. Allen seguía encendido, corrige una bola en ataque y aumentamos la ventaja. La defensa planteada por López daba sus frutos. Rian controlaba a Emilio Taboda y Hatila se fajaba con Williams. En esa lucha de las torres, Hatila suma faltas y debe ir al banco. A falta de tres minutos Allen vuelve a tomar un rebote ofensivo y nos vamos arriba 23 a 9. Con la salida de Hatila ellos comenzaron a insistir en el juego interno. Llegaron libres de Craig para descontar. Pero puntos de Rian y un técnico que le pitan a la visita, nos permiten obtener una excelente ventaja en el cierre de este período. Malvín 28 – Urunday Universitario 13.

Malvín había deleitado. Desde el punto de vista colectivo jugó de los mejores primeros cuartos de la temporada regular. Pero no duró. Con la ausencia de Hatila y un descenso en la presión defensiva, el verde del Prado nos complicó. Emilio creció en ataque desde el inicio, Johnson se activó y en la pintura nos dominaron por minutos. Nos colocaron un parcial de 13 a 0 en los primeros cuatro minutos. Más allá de nuestros errores defensivos, también perdimos consistencia en ataque. El que nos despierta del asombro es Nicolás con un bombazo. De todos modos en la recarga Johnson ataca y suma con doble y libre. El trámite se volvió parejo en este pasaje del juego. En la mitad del cuarto se produce el primer enchastre. Soarez convierte y le queda, además, un libre a favor. Para colmo nos pitan técnico y Emilio no perdona con un libre y luego de saque de costado con un cañonazo. Nos pasaron 36 a 33. Habíamos perdido la ventaja del primer cuarto en apenas cinco minutos. Con un triple de Zubiaurre estiran la diferencia 39 a 35. Malvín no hallaba vías de ataque claras y en defensa hacíamos agua. En el primer tiempo terminamos abajo 45 a 40. Nos pusieron un parcial de 30 a 12. Sí, en un cuarto recibimos 30 puntos y nos sacaron 18 puntos. Un disparate para lo que es la filosofía playera. Recordemos: “defensa nos pone campeón”.

Sin embargo, tras el derrumbre del segundo período, en el tercer cuarto Malvín recobró su nivel y volvió a marcar la cancha. Lo curioso que no fue la defensa en hombre los que nos permitió crecer en el juego, fue la defensa en zona. Esa defensa provocó muchos errores en el conjunto visitante y los aprovechamos muy bien en ataque. Allen, que había quedado un poco cansado, vuelve a ruedo en gran forma. A los tres minutos y medio generan el doble más bello de la noche y comienza el minuto maravilloso del partido. Allen recibe debajo del aro tras pase de faja del Mono. Un doblón! Segundos después el Mono penetra de forma soberbia, acierta y le cometen falta. En la mitad del cuarto el Grado 5 Playero recibe la bola y penetra culminando con mano cambiada de una forma espectacular, recibiendo lógicos aplausos. Tras ese minuto mágico recuperamos la ventaja en el tanteador: 55 a 51 arriba. La defensa en zona seguía rindiendo en el Canil. Con buenos minutos de Federico, Rian y Nicolás terminamos ganando 67 a 57. El cuarto fue nuestro 27 a 12.

Si plantábamos una buena defensa, seguramente la victoria se podría asegurar. Dejamos la marca en zona y volvimos al hombre. También volvieron nuestros problemas para frenar el avance de sus perimetrales. De todos modos en ofensiva no tuvimos tantos inconvenientes. Comenzamos el cuarto con un bombazo de Nicolás. Inmediatamente responden con otro de Zubiaurre y además descuentan con libres de Johnson. Entre el Mono y Allen frenamos la reacción y mantenemos la diferencia. Malvín dominaba el trámite. En la mitad del cuarto Hatila realiza un tapa bárbara y en la recarga llega un puñal afilado de Nicolás para quedarnos arriba 78 a 68. Pero en ese instante Emilio se infló, creció a puro tiro exterior y Urunday Universitario consolidó la reacción. A falta de cuatro minutos se ponen abajo 80 a 77, tras un parcial de 7 a 2. Entre Emilio y Johnson nos siguieron complicando. A falta de dos minutos y medio se quedan abajo por una unidad: 81 a 80. El partido era otro y se estaba al borde de perder la clasificación al Súper 4. Pero apareció la bestia, destiló cátedra en cada bola que tocó y rozó de excelencia cada paso y cada pique en el Canil. Los pechos azules se inflaron al ver tamaño talento desplegado en nuestra cancha y con nuestra camiseta. La hinchada azul se lo reconoció con aplausos y alentó desde el corazón: “Nico, Nico”. Un verdadero clase A tomó la batuta en el momento caliente y nos recordó a las mejores figuras que tuvieron brillo propio con la azul o blanca. En este cuarto realizó 12 puntos, 8 de ellos en los últimos dos minutos. Tomó la responsabilidad en cada pelota y la rompió. Fue el dueño de la noche. Con 4 puntos corridos del Grado 5 Playero nos vamos arriba 87 a 82 faltando menos de un minuto. El partido no estaba cerrado. Las noticias llegaban de otras canchas, pero la mayoría de los hinchas no querían especular, querían ganar. Craig descuenta con dos libres faltando treinta segundos: 87 a 84. Estaban a un tiro del alargue. Atacamos y el que recibe juego es Nicolás, que aguanta la bola y le cometen falta. Los dos libres adentro. Faltando 14 segundos teníamos una ventaja de 5 puntos, es decir, dos posesiones. Ellos atacan y Emilio convierte de 3. Sacamos y la pelota llega al Mono que va a la línea. Anota los dos y sentencia el juego. Malvín ganó sufriendo ante Urunday Universitario 91 a 89.

Nos deleitamos con Nicolás, vimos un arranque bárbaro de Allen, crecimos cuando se inspiró el Mono, pero cuesta creer que recibimos 30 puntos en dos cuartos. Entre el segundo y último cuarto nos convirtieron 62 unidades. Otro verdadero disparate!!!

A corregirlo de cara al Súper 4 y fundamentalmente a los playoffs!

Con todo!!!

 

Comentá esta noticia en la Voz del Hincha

Voz del Hincha

Share this Post

Comments 1

  1. Playera

    Un genio Nico, muy emocionante como asume la responsabilidad cuando se complica. Gran partido. Me gustó el extranjero, se mueve bien, ojala no decaiga. Malvin Malvin !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *