Apagón en Larre Borges

El equipo de la playa cayó en cifras de 78 a 67

Cuando transcurrían algunos minutos del primer cuarto un breve apagón se generó en la cancha de Larre Borges. El partido se detuvo unos minutos y rápidamente volvió la luz. Pero la falla eléctrica no fue la única. Malvín también se apagó, aunque estamos convencidos que lo de anoche fue de corta duración.

Cuando se produjo el apagón se encendieron las luces de alarma. Lo de anoche lo es. Sufrimos dos derrotas consecutivas que tuvieron algunos puntos de contacto.

  1. Seguimos cayendo en los puntos de contraataque. Ayer anotamos solamente 4. Venía siendo nuestro fuerte y en los dos últimos juegos no repetimos.
  2. Perdimos en la toma de rebotes en las dos derrotas. Cuando sale Hatila sentimos su ausencia. Lo entiendo más contra Trouville, pero la tabla de ayer no era del mismo nivel que la del Rojo.
  3. Por momentos estamos perdiendo las pelotas divididas. Eso es actitudinal. Tenemos que entrar más enchufados en el juego.
  4. Seguimos sufriendo en los primeros cuartos. Ayer nos anotaron 19 puntos. No son tantos comparados con los 26 de Trouville. Pero igual duelen porque permiten hacer creer al rival que puede.
  5. Villegas y el extranjero de Larre Borges, Young, nos complicaron muchísimo y no encontramos grandes respuestas defensivas para frenarlos. Dejamos crecer a las figuras rivales desde una defensa que no está siendo del todo consistente.
  6. Nos está faltando la reacción, la última arremetida, el empujón al borde del final para llevarnos la victoria. Ni con Trouville ni anoche tuvimos eso.

Lo primero que hay que decir es que Larre Borges ganó con autoridad. Estuvo adelante en tres cuartos. Solo perdió el tercero apenas por un punto: 17 a 16. En el resto tuvo el carácter y el juego necesario para defender y anotar y lograr un triunfo que nos coloca en el mismo lugar de la tabla de posiciones.

De todos modos en el primer cuarto comenzamos mejor. Al minuto ganábamos 5 a 0. Y nos mantuvimos arriba por dos minutos más. Nos igualan con libres de Young que asumía todas las ofensivas. Pero Hatila estaba encendido y los lastimó en la tabla con 4 puntos corridos. Pero otra vez Young nos devuelve los golpes uno tras otro. A falta de tres minutos Larre Borges pasa por primera vez en el marcador 15 a 13 tras doble de Marotta. Emparejamos con libres de Rian. Pero entre el base local y Young nos dejaron abajo en el marcador al finalizar el primer cuarto: 19 a 17.

El segundo período fue clave en el partido. Aquí el equipo de Lovera nos quebró en el juego con un Young insoportable. Nos ganaron el cuarto 21 a 13, lo que evidencia que más allá de los puntos de Young, la clave estuvo en la defensa. Pero en los primeros minutos sumamos por el lado de Pitu y Marcel. Desde el banco López halló soluciones para recuperar la ventaja. A los dos minutos ganábamos 24 a 21. Pero Young explotó en este tramo y nos anotó por todos lados para pasarnos nuevamente. Un doble bárbaro del Mono nos permite empardar el trámite e incluso pasamos con doble de Rian luego de tomar un rebote ofensivo faltando cuatro minutos. Sin embargo a partir de ese momento el apagón se instaló en el equipo de la playa. Las olas perdieron fuerza y las gaviotas comenzaron a caer en picada directo al suelo. Larre Borges nos puso un parcial de 13 a 1 en cuatro minutos. Primer tiempo para el local: 40 a 30.

En el tercer cuarto Malvín ensaya una defensa combinada, (rombo, cuadrado uno), para evitar el lanzallamas de Young que venía de sumar 22 puntos, más de la mitad de su equipo. De hecho la defensa combinada da sus primeros frutos y logramos descontar en parte la ventaja. A los dos minutos y con puntos de Arnold nos ponemos abajo 42 a 36. Recuperamos de nuevo la bola y Rian vuelve a descontar. Estábamos en partido de nuevo. Pero Larre Borges no se amilanó, apretó los dientes, peleó cada pelota como si fuera la última, y raspó cada centímetro de su cancha para intentar quedarse con la naranja que pica. A los cinco minutos estábamos abajo 46 a 43 tras 5 puntos corridos de Nicolás. Pero dos libres de Sarni nos frena. En la tabla Jackson comienza a dominar en los rebotes y además aporta puntos. El primer chaparrón azul logra ser frenado por los dirigidos por Lovera que apenas se mojaron. Tres libres de Young les permite recuperar la ventaja y ampliarla incluso. Es un triplazo de Pitu el que nos brinda oxígeno. Tercer cuarto abajo 56 a 47.

Pensé que Malvín se iba a comer a los nenes crudos en el inicio del último período, como a había pasado antes en esa misma cancha. Pero curiosamente Marotta y Jakson se rieron de mi pensamiento y con sus puntos se distanciaron más en el tanteador. Al minuto caíamos 61 a 47. Malvín tropezaba en sus propios errores. Pérdidas de bola, malas decisiones en ataque, escaso aprovechamiento de nuestra mayor estatura, y floja defensa. Pero al promediar el cuarto Hatila empezó a empujar al equipo. Tres libres, una hundida y otro doble del brasileño nacionalizado nos colocan en partido. Faltando cuatro minutos quedamos abajo 67 a 60. Pero un crecido y motivado Johnny Rodríguez nos apuñala con 5 anotaciones que nos hieren casi de muerte. El que termina de sentenciarnos es Young pocos segundos después, tras cometer varios errores en ataque. Larre Borges se quedó con una festejada victoria que a nosotros nos genera, como ya vimos, algunas preocupaciones. Resultado final 78 a 67.

Que el apagón de anoche nos permita ver las luces de alarma. Son dos derrotas consecutivas luego de cuatro victorias seguidas. Si lo miramos desde ese lugar es un buen arranque el de la playa. Pero si lo analizamos en la forma de perder que tuvimos en los dos últimos juegos, hay aspectos que nos tienen que preocupar.

Tenemos al mejor cuerpo técnico del medio para encontrar la luz. Seguramente el viernes vuelva a brillar con todo su esplendor.

Arriba!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *